Inicio Familia Cristiana Una Familia Realizada

Una Familia Realizada PDF Print E-mail
User Rating: / 3
PoorBest 
Temas - Familia Cristiana
Thursday, 14 January 2010 12:42

 

Una Familia Realizada

 

Un hogar feliz y una familia

realizada es un tesoro muy grande que dos personas

pueden compartir en esta vida.

 

Contenido

 

  1. Un modelo de relación familiar igualitario.

  2. Las tareas de la mujer virtuosa de Proverbios 31.

  3. La mujer según la Biblia.

  4. Su rol de mujer para que su hogar no sea alborotado, ni su esposo marginado ni sus hijos descuidados.

  5. El rol del gran hombre junto de toda gran mujer.

  6. Los secretos para desarrollar un clima de armonía, comprensión y reconocimiento en el hogar.

Un hogar feliz y una familia realizada es un tesoro muy grande que dos personas pueden compartir en esta vida.

 

 

INTRODUCCIÓN

 

Como nunca antes, en nuestro mundo hay un fuerte ataque en contra del matrimonio y el hogar. El índice de divorcios se ha aumentado grandemente y a nivel mundial, las estadísticas nos muestran que cada tres minutos, se produce la ruptura de una pareja, y en el 2010 se estima que por cada unión matrimonial, se producirá una separación.

 

 

El divorcio puede llegar a ser financieramente más devastador que cualquier invalidez o accidente, y por su impacto a nivel financiero, es considerado un factor muy importante como contribuidor de la pobreza.

 

 

Desde el principio Dios planeó la unión marital, el matrimonio no es un elemento accidental, sino elemental de la creación. El hombre es completo y perfecto recién cuando se une a su mujer, la otra parte de su personalidad, porque Dios los creó "macho y hembra" (Génesis 1:26,27). Hasta el momento en que Dios había creado la pareja humana no encontró satisfacción total en Su obra (Génesis 2:18). Dios, entonces, es el que desea que los hombres se unan en el vínculo del matrimonio. Dios es también aquél personaje que posibilita la vida matrimonial en toda su plenitud, y El hace del matrimonio una bendición.

 

 

Seria magnifico encontrar un modelo familiar adecuado y exitoso que todos pudiéramos seguir para lograr un hogar feliz, la buena noticia es que un hogar realizado no está reservado únicamente para un sector privilegiado de la población sino está al alcance de todos los que trabajen para lograrlo. Requiere que tanto hombres como mujeres entiendan sus necesidades y responsabilidades básicas.

 

 

El Dios que nos creó es el que mejor sabe lo que nos trae felicidad y realización. Entonces, su palabra o las sagradas escrituras, son la base para saber cómo vivir felizmente, por ello, alguien ha llamado a la Biblia “El manual del fabricante”.

 

 

En el manual del fabricante encontramos la historia de la mujer virtuosa en Proverbios 31:10-31 y aunque es uno de los pasajes bíblicos más controversiales ubica a esta genial mujer dentro de una familia que se muestra funcionando no solo normalmente, sino a lo máximo de su potencial; en donde sus miembros se expresan, se cuidan y se reconocen unos a otros con palabras de elogio; y en donde la mujer, como esposa y madre, es la figura principal del relato y del reconocimiento de todo el pasaje.

 

 

La lectura del pasaje da pautas a seguir para tener una familia realizada. Es por eso que analizaremos, durante el desarrollo de este proyecto mayor, los puntos más importantes y sobresalientes aplicables a nuestras familias. Es mi anhelo que la lectura y el análisis del mismo sea una fuente de ayuda para lograr un hogar feliz.

 

Proverbios 31: 10 al 31

 

Mujer virtuosa, ¿quién la hallará?

 

  • Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas.

  • El corazón de su marido está en ella confiado, Y no carecerá de ganancias.

  • Le da ella bien y no mal Todos los días de su vida.

  • Busca lana y lino, Y con voluntad trabaja con sus manos.

  • Es como nave de mercader; Trae su pan de lejos.

  • Se levanta aun de noche y da comida a su familia y ración a sus criadas.

  • Considera la heredad, y la compra, Y planta viña del fruto de sus manos.

  • Ciñe de fuerza sus lomos, Y esfuerza sus brazos. Ve que van bien sus negocios;

  • Su lámpara no se apaga de noche.

  • Aplica su mano al huso, Y sus manos a la rueca. Alarga su mano al pobre, Y extiende sus manos al menesteroso.

  • No tiene temor de la nieve por su familia, Porque toda su familia está vestida de ropas dobles. Ella se hace tapices; De lino fino y púrpura es su vestido.

  • Su marido es conocido en las puertas, Cuando se sienta con los ancianos de la tierra.

  • Hace telas, y vende, Y da cintas al mercader.

  • Fuerza y honor son su vestidura; Y se ríe de lo por venir.

  • Abre su boca con sabiduría, Y la ley de clemencia está en su lengua.

  • Considera los caminos de su casa, Y no come el pan de balde.

  • Se levantan sus hijos y la llaman bienaventurada; Y su marido también la alaba:

  • Muchas mujeres hicieron el bien; Mas tú sobrepasas a todas.

  • Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.

  • Dadle del fruto de sus manos, Y alábenla en las puertas sus hechos.

 

I.  Un modelo de relación

 

Familia igualitario.

 

”… Considera la heredad, y la compra, Y planta viña del fruto de sus manos. Ciñe de fuerza sus lomos, Y esfuerza sus brazos. Ve que van bien sus negocios…” Prov. 31:16-18.

 

 

Igualdad: Es el principio que concede idénticos derechos a todos los seres humanos, con independencia de su raza, sexo, religión, condición social, ideología o circunstancia personal.

 

El jurista español Francisco Laporta sostiene que en virtud del principio de igualdad los seres humanos deben ser tratados como iguales, a menos que haya criterios relevantes para un tratamiento diferenciado.

 

 

Hace solo algunas décadas que se ha incorporado a la mujer en la idea de “igualdad”. La evolución que ha habido en el derecho de familia respecto del principio de igualdad ha dejado evidencia que la incorporación de la igualdad en este ámbito ha sido más bien tardía.

 

El fenómeno de la discriminación, esto es, se trata de una distinción, exclusión o restricción que tiene por objeto o por resultado anular o menoscabar el reconocimiento de los derechos humanos y libertades fundamentales, sustentada en prejuicios y estereotipos transmitidos culturalmente.

 

 

Los tipos de discriminación o desigualdades hacia la mujer han existido desde tiempos antiguos donde la mujer se ha visto rezagada a papeles secundarios. Sin embargo, en Proverbios 31:10-31 vemos a mujer virtuosa no solo en su papel femenino sino masculino, rompiendo los esquemas tradicionales establecidos para una mujer de su época y aún de la nuestra. Por otro lado, vemos a su esposo en rol correspondiente, contento, confiado y siendo conocido por todos. Esto nos da una idea clara de igualdad entre esposo y esposa, cada uno cumpliendo funciones precisas y trabajando en equipo para el bienestar familiar.

 

La igualdad dentro del hogar es muy importante, donde cada miembro pueda sentir que no existe competencia alguna sino que tiene un lugar asegurado dentro del vínculo familiar y es aceptado, amado, valorado, respetado y donde todos trabajan en unidad para una meta común.

 

 

La biblia enseña que en Jesucristo ya no hay lugar para la discriminación sino para la igualdad. Gálatas 3:28 dice: “Ya no hay judío ni griego: no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”. Pablo elimina toda distinción étnica, racial, nacional, social y sexual con respecto a la relación espiritual con Jesucristo. Todos los que están en Cristo son coherederos de la gracia de la vida, de la promesa del espíritu y de la renovación a la semejanza de Dios. Por otra parte, dentro del contexto de igualdad espiritual los hombres no dejan de ser hombres y las mujeres mujeres. Permanecen sin cambio las funciones que Dios le asignó en el matrimonio y en la sociedad (1P 3:1-4, 1 Ti 2:13-15).

 

A Pablo también le preocupan las debidas relaciones entre hombres y mujeres y trata de mantener en alto esa relación así como fue ordenada por Dios. Él sostiene que en Cristo existe una perfecta igualdad espiritual entre hombres y mujeres en calidad de herederos de la gracia de Dios pero es una igualdad que requiere orden y subordinación con respecto a la autoridad. Así como Dios es la cabeza de Cristo, Cristo es la cabeza del varón y el varón la cabeza de la mujer. La palabra “cabeza” parece dar a entender tanto la autoridad como el orden divino. Pablo establece que el varón sea la cabeza no por consideraciones culturales, sino por la actividad creadora de Dios y su objetivo al crear a la mujer para ayudar al hombre. La subordinación no degrada al que subordina, porque no implica su presión ni opresión. Más bien quiere decir que el esposo debe reconocer que Dios tiene a la mujer en alta estima y que a él le corresponde al protegerla y guiarla de tal manera que se cumpla la voluntad de Dios para ella en el hogar y la iglesia. Como Cristo no es una persona inferior ni de segunda categoría por ser el Padre su cabeza, así tampoco la mujer es una persona de segunda categoría por ser el hombre su cabeza. Además, en el reino de Dios el liderazgo nunca implica el ser “más importante”. La clave de la importancia en el reino es el servicio y la obediencia. Debe estudiarse lo que Pablo enseña respecto a la relación de hombre y mujeres junto con lo que se expone a cerca de las responsabilidades de los conyugues en el matrimonio (ef. 21:23). (3)

 

 

II. Las tareas de la Mujer virtuosa

 

“Mujer virtuosa, ¿quién la hallará? Porque su estima sobrepasa largamente a la de las piedras preciosas…” Prov. 31:10

 

 

Proverbios 31:10-31 describen a la esposa y madre ideal. Se da la descripción de una mujer excelente. Toda su vida se concentra alrededor de un reverente temor a Dios. Es difícil encontrar a esta mujer virtuosa, pero sí existen en las mujeres que son excelentes porque su virtud se basa en el amor y temor de Dios y se le estima aun más que las piedras preciosas. Su pareja es más que afortunado y bendecido y por lo tanto, no carece de ganancias o recompensas.

 

 

La mujer virtuosa es una mujer que conoce a Dios, que vive diariamente buscando al Señor, Jesús es verdaderamente su amigo y libertador. Ésta mujer se acepta a sí misma y entiende que fue creada para alabanza de la gloria de su gracia, con lo cual nos hizo aceptas en el amado (Ef 1:6). No está controlada por los celos, la envidia y la competencia con otras mujeres porque valoriza su propia individualidad.

 

 

No critica a los demás ni a sí misma, ella reconoce que es una creación original hecha a la imagen de Dios y por lo tanto de gran valor. No trata de ser otra persona, se acepta a sí misma.

 

 

La mujer virtuosa es una mujer de la palabra, cree que el poder de la palabra de Dios es asombroso, cree que la palabra es vida a los muertos, medicina al enfermo, alimento al hambriento, espada del Espíritu para derrotar al enemigo, verdad que nos liberta y lumbrera a nuestro camino. Obedece, medita, cree y confiesa que Jesús es el Señor.

 

 

La mujer virtuosa es una mujer que ora y pasa tiempo a solas con Dios porque es ahí donde recibe fuerzas y sabiduría para enfrentar el día y sus problemas. Ora por su propia vida, declara que es una mujer de fe, confiesa que es la ayuda idónea que su marido necesita, ora por su familia afirmando que la bendición de Dios está sobre su esposo e hijos declarando paz y unidad en su hogar, ata todo espíritu de discordia y disensión en su familia y a la vez desata espíritus de comprensión, amor y armonía. Es disciplinada para orar y es canal de bendición para quienes la rodean.

 

 

La mujer virtuosa es una mujer que ama. Dios ha dotado a la mujer con una capacidad enorme para amar y expresar amor. De la mujer depende si el hogar es un pedacito de cielo en la tierra o si es un campo de batalla. La mujer es clave para romper patrones dañinos que tal vez sean generacionales cuando decide amar incondicionalmente. Ella sabe expresar amor, sabe expresarse con amor y sabe tocar tiernamente con una caricia, beso o abrazo.

 

 

La mujer virtuosa es una mujer que perdona. Ella decide perdonar a quien le ofende. Reconoce cuanto Dios le ha perdonado, aprende de sus errores para no volverlos a cometer, confiesa sus pecados y ayuda a sus semejantes a perdonarse a sí mismos.

 

La mujer virtuosa es una amiga, comprende que fue creada para vivir en comunidad, sabe ser guía, compañera, vecina, sabe que dos son mejores que uno, que si uno cae el otro le levanta y que dos podrán resistir al enemigo. Ella anima el corazón, sabe aconsejar y consuela. Ella cubre las faltas con amor y de esta manera busca amistad. Se amista con Jesús siguiendo el ejemplo del mejor amigo.

 

 

La mujer virtuosa es una mujer que sirve. Ella no es egoísta sino que se deleita en servir a otros, conoce que la clave es hacer todo como para el Señor y no a los hombres. No hace nada por contienda o por vanagloria antes bien con humildad se humilla como Cristo y sirve con alegría. Sirve en la casa, en la congregación, en la comunidad, etc.

 

 

La mujer virtuosa es una mujer agradecida que ha cultivado el hábito de la gratitud, ha aprendido a decir “gracias”. Es una mujer samaritana que comparte las buenas nuevas y sirve a su prójimo por agradecimiento. Expresa gratitud a Dios, a su esposo y a quienes le rodean y gana el aprecio de los demás pues siempre en su boca hay palabras de gratitud que animan más que una inyección de vitaminas.

 

 

El corazón de su esposo está confiado porque le da ella bien todos los días de su vida. Sus hijos la bendicen porque están asegurados en todo tiempo y nada les hace falta. Ha desarrollado también sus propios intereses; no reduce su mundo a sólo cuidar de su marido y de sus hijos, sino que lo amplia más allá de los linderos domésticos; la razón de su vida no se agota en la familia, sino se enriquece con la comunidad, con el pueblo, con el mundo. Los hijos la bendicen no sólo porque lo que ella es y hace, sino por lo que a ellos también les permite ser y hacer. Una madre que no depende de los hijos para su felicidad los cría con seguridad para ejercitar sus alas y volar. Una madre que ha diversificado sus fuentes de gratificación permite que sus hijos no se queden atrapados en las lealtades invisibles a su familia de origen, sino que formen sus propios núcleos familiares sin culpa.

 

 

III. La mujer en la Biblia

 

“Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo al hombre. Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada”. Gen. 2:22-23.

 

 

En las escrituras, se revela claramente la importancia de la mujer en el plan de Dios; así como la posición que le corresponde ocupar. Dios hizo una mujer y la trajo al hombre, y la hizo de su mismo cuerpo para que la amara. La mujer no fue un invento improvisado, su creación no fue una casualidad, ella era parte del plan de Dios cuando hizo al hombre. Hay seguridad de esto, porque sin la mujer Adán no podía reproducirse y el propósito de Dios al crear al hombre era buscar una descendencia para El (Mal.2:15). Según Gen.1:28; Dios habló con el hombre y la mujer que había creado, mandándoles que fructificaran y llenaran la tierra, también les dijo que la sojuzgaran y que se enseñorearan de los peces, de las aves y de todas las bestias. Esto significa que la mujer poseía las mismas facultades que el hombre con relación al resto de la creación. Ella recibió dominio y podía enseñorearse de todas las criaturas al igual que el hombre, ya que dentro del plan original la mujer fue llevada ante el hombre para que fuera su compañera y ayuda idónea. Dios le dio dignidad a la mujer en la creación, la hizo de una de las costillas del hombre, simbolizando el lugar que le correspondía; junto al hombre, bajo su cobertura. La mujer no fue hecha de la cabeza, para que no ejerciera autoridad sobre el hombre, ni tampoco de sus pies para que no fuera humillada por el hombre. Bajo la perfección de la creación original, el hombre y la mujer vivían en armonía, pues cada uno mantenía su posición. (4).

 

La mujer en el Antiguo Testamento

......

El papel de la mujer en el Antiguo Testamento se muestra una activa participación de la mujer. La reproducción de la población se definía como la tarea prioritaria de la mujer. La mujer Israelita tenía otra función importante; realizaba trabajos domésticos, cuidaba de su familia, atendía trabajos del campo y animales domésticos, preparaba alimentos y trabajaba con lana e hilo para sus tejidos. Confeccionaba ropa y de utensilios para uso doméstico. Pero dentro de sus muchas tareas, otro papel importante que jugaba era el de maestra y orientadora de sus hijos (Proverbios 1.8) Ella se encargaba de conservar y enseñar la fe en Jehová y trasmitir las creencias y costumbres a las nuevas generaciones.

 

La ley no les otorgaba derechos como personas civiles. Al morir el padre de familia las propiedades quedaban para los hijos varones (Números 27:1–11) El derecho al divorcio se otorga solo al hombre (Deuteronomio 24:1). Con estas limitaciones se anularon las posibilidades para que la mujer, optara por un cargo público y tener voz en las decisiones y asuntos sacerdotales y de gobierno del pueblo de Israel.

 

La mujer en el Nuevo Testamento

 

Jesús vino a honrar y restaurar a la mujer como tal. Fueron las mujeres las que acompañaron, apoyaron y sirvieron en el ministerio de Jesús. Ellas permanecieron fieles hasta su crucifixión y muerte, las primeras que vieron la tumba vacía, las primeras en recibir el aviso de la resurrección de Cristo y las primeras en ver al Cristo Resucitado, también fueron ellas las primeras en dar aviso a los discípulos de la resurrección del Señor.

 

 

En el periodo de persecución de la iglesia primitiva Pablo encarcelaba y mataba a los cristianos, dentro de ellos iban muchas mujeres, que murieron fieles a Dios (Hechos 8:3) Fueron muchas las mujeres que colaboraron con Pablo en su apostolado. Y fueron ellas las que contribuyeron grandemente en la expansión del evangelio en la iglesia primitiva.

 

 

En el cuadro de los héroes de la Fe aparecen 2 mujeres: Sara, que recibió fuerza para concebir y Rahab, que por su fe no pereció con los desobedientes. El Nuevo Testamento también nos habla de mujeres que ministraban en la era de la Iglesia. Tabita (Dorcas) es llamada discípulo y tenía un ministerio de ayudar (Hechos 9:36). Felipe tenía cuatro hijas vírgenes que profetizaban (Hechos 21:8,9). En Romanos 16, Pablo saludó a muchas personas en el ministerio, y un número grande de ellas eran mujeres. Febe, líder en la iglesia de Cencrea, fue altamente recomendada por Pablo a la iglesia de Roma (Romanos 16:1,2). (5).

 

 

En la biblia encontramos a mujeres de gran entereza y valor que fueron usadas para efectuar cambios, ganar batallas, servir, salvar vidas, etc. Los pasajes que insinúan que la mayoría de los líderes eran varones no deben ser interpretados para significar que las mujeres no pueden ser líderes. Lo que si se debe de notar y tomarse muy en cuenta es que; Pablo exhorta a la mujer a mantener una actitud de sujeción y obediencia a su autoridad conyugal y ministerial. 1ª corintios 11:3 y 14:34; Efesios 5:22; Colosenses 3:18; 1a Timoteo 2.:11,12; Tito 2:5; 1ª Pedro 3:1. Aun en la historia el papel que la mujer ha desempeñado ocupa un lugar primordial.

 

Jesús vino a honrar y restaurar a la mujer como tal. Fueron las mujeres las que acompañaron, apoyaron y sirvieron en el ministerio de Jesús. Ellas permanecieron fieles hasta su crucifixión y muerte. Las primeras que vieron la tumba vacía. Las primeras en recibir el aviso de la resurrección de Cristo. Y las primeras en ver al Cristo Resucitado. También fueron ellas las primeras en dar aviso a los discípulos de la resurrección del Señor.

 

En el periodo de persecución de la iglesia primitiva, Pablo encarcelaba y mataba a los cristianos. Dentro de ellos iban muchas mujeres que murieron fieles a Dios. (Hechos 8:3) Fueron muchas las mujeres que colaboraron con Pablo en su apostolado. Y fueron ellas las que contribuyeron grandemente en la expansión del evangelio en la iglesia primitiva.

 

En el cuadro de los héroes de la Fe, aparecen 2 mujeres: Sara, que recibió fuerza para concebir y Rahab, que por su fe no pereció con los desobedientes. El Nuevo Testamento también nos habla de mujeres que ministraban en la era de la Iglesia. Tabita (Dorcas) es llamada discípulo y tenía un ministerio de ayudar (Hechos 9:36). Felipe tenía cuatro hijas vírgenes que profetizaban (Hechos 21:8,9). En Romanos 16, Pablo saludó a muchas personas en el ministerio, y un número grande de ellas eran mujeres. Febe, líder en la iglesia de Cencrea, fue altamente recomendada por Pablo a la iglesia de Roma (Romanos 16:1,2). (6)

 

En la biblia encontramos a mujeres de gran entereza y valor que fueron usadas para efectuar cambios, ganar batallas, servir, salvar vidas, etc. Los pasajes que insinúan que la mayoría de los líderes eran varones no deben ser interpretados para significar que las mujeres no pueden ser líderes. Lo que si se debe de notar y tomarse muy en cuenta es que Pablo exhorta a la mujer a mantener una actitud de sujeción y obediencia a su autoridad conyugal y ministerial. 1ª Corintios 11:3 y 14:34; Efesios 5:22; Colosenses 3:18; 1a Timoteo 2.:11,12; Tito 2:5; 1ª Pedro 3:1. Aun en la historia el papel que la mujer ha desempeñado ocupa un lugar primordial.

 

IV. El rol de la mujer para que su hogar no sea alborotado, ni su esposo marginado ni sus hijos descuidados.

 

“Abre su boca con sabiduría, Y la ley de clemencia está en su lengua. Considera los caminos de su casa…” Pro. 31:26,27.

 

 

Son muchos los consejos y los tips que se podrían dar para el buen funcionamiento familiar. Otros han encontrado maneras de adaptación y desarrollo familiar pero carecen de información eficaz.

 

 

Leemos en la biblia que la familia de la mujer virtuosa era una familia realizada y funcional ¿cómo lograban esto? ¿Cuál era su secreto? Para contestar estas preguntas primero analicemos la actitud de ésta mujer hacia su esposo.

 

Actitudes hacia el esposo

 

Proverbios 31:11 y 12 dice: “El corazón de su marido está en ella confiado, Y no carecerá de ganancias. Le da ella bien y no mal todos los días de su vida”.

 

 

¿Por qué está el corazón de su marido confiado? Porque le da ella bien y no mal todos los días de su vida y para lograr esto ella debió suplir siquiera 3 necesidades básicas de su esposo.

 

 

Necesidad básica #1. RESPETO.

 

Los maridos necesitan saber que sus esposas les respetan en privado y público. Los hombres prosperan cuando saben que sus esposas confían en ellos, los admiran y creen en ellos. La investigación de Shaunti Feldman reveló que los hombres prefieren tener la sensación de perder los sentimientos amorosos de parte de sus esposas en vez de no ser respetados por ellas. Efesios 5:33 nos recuerda de esta necesidad básica en el hombre. …En todo caso, cada uno de ustedes ame también a su esposa como a sí mismo, y que la esposa respete a su esposo.

 

Cuando un marido se enoja con su esposa, normalmente no va a decir, “No me estás respetando”. Pero, hay una buena posibilidad es que él se sienta herido por algo que su esposa le ha dicho o hecho, lo cual él considera no respetable y humillante.

 

Al respetar a tu esposo lo animas, levantas y subrayas sus habilidades en vez de sus debilidades.

 

Empiece a buscar las buenas cualidades en su conyugue y exprésele que las admira. Posiblemente los años de pleito y desilusión han enterrado sus buenas cualidades como la nieve en el invierno cubre las hermosas plantas, pero comience a orar y pedir a Dios que le ayude a ver las virtudes de su esposo que le atrajeron en un principio.

 

Necesidad básica #2. LA TERNURA.

 

El libro de proverbios nos habla sobre la mujer rencillosa. Si Dios habla tanto de esto, es porque es un problema frecuente en muchas mujeres.

 

  • Proverbios 27:15 “Gotera continua en tiempo de lluvia y la mujer rencillosa, son semejantes”.

  • Proverbios 25:24 “Mejor es estar en un rincón del terrado que con esposa rencillosa en casa espaciosa”

 

Una mujer rencillosa es una que critica, regaña, censura, mortifica, machaca, aplasta y mata el ego del marido. La rencilla crea enemistad y aleja al esposo del hogar.  Una mujer sabia y madura alentará y comprenderá a su esposo, y cuando sea necesario abrirá su boca con sabiduría. La ternura hace que una mujer sea suave, sensible y dulce en su trato con su marido. Aun los buenos hombres también fallan de vez en cuando y necesitan de una mujer fuerte pero tierna para levantarlos.

 

Necesidad #3. RESPUESTA.

 

 

La respuesta es lo opuesto a rechazo. El hombre necesita y desea una esposa que le responda intelectual, moral, sexual y espiritualmente. El Señor Dios dijo en el libro de Génesis: “No es bueno que el hombre está solo: le haré ayuda idónea para él”. La palabra idónea quiere decir igual. Dios ha hecho a las mujeres iguales al hombre, no para competir sino para ser compañeras y amigas. Cuando damos de nosotras mismas, entonces es cuando recibiremos, porque es un principio bíblico “Dad y se os dará”. Una esposa sabia pondrá la relación con su esposo en primer lugar antes que otras relaciones. Cuando una mujer pone a su marido en primer lugar, después de Dios, sus hijos van a cosechar los beneficios de un hogar lleno de amor y de armonía. Los hijos crecen seguros y contentos cuando ven que su mama honra y ama a su papá. De otra manera todos sufren.  Atender y responder a su esposo debe ser la prioridad número uno de la mujer. Reciba cada día a su esposo arreglada, la comida lista, un abrazo, un beso, escúchelo con atención y sin quejas. ¡Recíbalo con gusto!

 

El perdón, otro factor importante.

 

Según algunos consejeros matrimoniales la disposición de perdonar es la clave entre un matrimonio bueno o malo. Es inevitable que dos personas que viven juntas lleguen a herirse. Entonces la habilidad de vivir juntos y felices no depende de nunca ofenderse, sino de estar dispuestos a perdonarse.

 

 

Quizás su esposo le haya ofendido mucho y sienta que no puede perdonarlo pero, con la ayuda de Dios puede decidir hoy mismo perdonarlo. El perdón no es un sentimiento sino una decisión y si decide perdonar será libre y feliz. El perdón no puede cambiar el pasado, pero si puede cambiar el presente y el futuro y a usted misma.

 

 

"Perdonar es dejar marchar la dureza que se tenía hacia una persona, soltando todas esas cosas que abrigábamos contra esa persona y soltándola de ese vínculo. Perdonar es un proceso que dura toda la vida y se va recibiendo la fuerza en cada momento."

 

 

Después de hacer la decisión voluntariamente declárelo y expréselo con su boca. Más tarde vendrá el sentir. (7)

 

Actitudes hacia los hijos

 

Lo segundo que analizaremos es la actitud de la mujer virtuosa hacia sus hijos. La biblia nos dice que sus hijos la llaman “Bienaventurada” y se sienten privilegiados de tener una madre como ella. ¿Qué hacía que sus hijos la amen y la respeten?

 

 

Sin duda alguna no hay trabajo sobre la faz de la tierra que requiera más fuerza física, mental, social, emocional y espiritual que ser buenos padres.

 

 

Quizás algunas de las actividades de esta mujer eran: levantarse a las seis de la mañana para comenzar su día y preparaba el desayuno, alistaba a los niños para ir a la escuela, hacia compras para el almuerzo, hacia limpieza y sacudía los muebles, lavaba la ropa, atendía sus mascotas, recibía a su esposo después del trabajo, le servía su comida favorita, le ayudaba en los trabajos secundarios del hogar, ayudaba a su hijos con las tareas, iba al banco, asistía a las juntas en la escuela, participaba en los programas de ayuda, se preparaba para asistir a la iglesia, cumplía con sus cargos eclesiásticos y después de un día lleno de ocupaciones caía rendida en su cama donde aún tenía que poner atención a su amante esposo. Y si trabajaba fuera de casa, trataba de mantener toda esta actividad comenzando al instante en que ella regresa del trabajo.

 

 

Además de todos estos trabajos en los que mostraba responsabilidad, ella tenía que aplicar una fórmula llena de aceptación-respeto y mucho amor incondicional que hiciera sentir a sus hijos seguros emocionalmente.

 

10 puntos que podrán ayudar a una madre a crear un clima dichoso en el hogar: (8)

 

  1. Dar amor y comprensión incondicional a un hijo. Asegurar a nuestro hijo el amor incondicional que tenemos hacía su persona tendrá un efecto positivo y le fortalecerá y ayudará a crecer con seguridad aún cuando experimente rechazos de otras personas. Pasar tiempo con los hijos, la interacción y la comunicación eficaz son unas de las muchas maneras de demostrar el amor hacia nuestro hijo. ¡Aprovecha esos momentos, no importa si tienes que dejar de hacer lo planeado! La buena comunicación es el principio para mantener la buena relación y solucionar problemas.

  2. Entender sus luchas sexuales y hablarles sobre estos temas. Como nunca antes los jóvenes y los niños están siendo expuestos a tentaciones sexuales: los programas de televisión con toques eróticos, los chistes de doble sentido, los comerciales que anuncian el uso de anticonceptivos como medida de responsabilidad, las múltiples imágenes con toques sexuales que llenan la red y aún las leyes que aprueban el matrimonio entre personas del mismo sexo son apenas algunos ejemplos de que la generación actual está siendo bombardeada por una imagen falsa de lo que es realmente la relación sexual y el plan correcto de Dios para la vida del joven. Es importante proteger la sexualidad de tu hijo ¡porque su sexualidad afecta cada área de su vida! Y una de las estrategias principales de Satanás para destruir vidas y familias es herir en el área sexual. Es importante que desarrolles con tu hijo una relación franca, llena de amor y respeto. El establecer prohibiciones y reglas sin que exista una sana relación entre padre-madre e hijo, muy a menudo origina rebeldía. Pero las reglas dentro del contexto de una relación basada en el amor, generalmente originan una respuesta positiva.

  3. Establece reglas y límites de conducta pero a la vez sé flexible. Hay que decir “No” a las cosas claramente pecaminosas, a la vez, debemos ser flexibles en asuntos secundarios. Algunos padres son tan rígidos imponiendo reglas que Dios no ha impuesto y quebrantan el espíritu del hijo. ¿De veras va a hacerle daño si el hijo quiere pintarse el pelo verde? ¿O usar pantalones que son tres tallas más grandes? ¡Como nos urge la sabiduría de Dios! Por ejemplo, a la vez que dices “No” al noviazgo prematuro, permite que tu hijo disfrute amistades sanas con los del sexo opuesto cuando sea en grupo. Allí no habrá las tentaciones que hay cuando están solos.

  4. Vive lo que enseñas. No existen padres perfectos y los hijos lo entienden. Ellos pueden aceptar los errores y debilidades de sus padres pero lo que no pueden aceptar es la hipocresía. Los padre que enseñan al hijo que es pecado mentir, robar, engañar, matar, etc., pero en la vida diaria ellos mismos engañan al patrón, mienten al cobrador, roban a Dios en sus ofrendas y al gobierno con sus impuestos, y matan la reputación de su vecino con sus chismes, están sembrando semillas en su hijo que un día brotaran en rebeldía. Si tu hijo te encuentra en una mentira u otra cosa no correcta, confiésalo rápido. Los padres que están dispuestos a decir “Perdóname, me equivoqué” o “tienes la razón” vale oro.

  5. No conviertas algo insignificante en un asunto monumental. Algunos padres dicen “no” a todo lo que el adolescente quiere decir, al grado que cuando llega a asuntos plenamente pecaminosos el hijo ya no quiere escuchar. Alguien dijo: “Escoge bien tus peleas”. Por ejemplo, ¿es realmente importante que ropa elige con tal que sea pudorosa? Si le permites tener cierta libertad en asuntos secundarios, él estará más dispuesto a escucharte cuando le adviertes en contra de las mentiras, el robar, hacer trampas en las pruebas, el uso de las drogas, el alcohol y la promiscuidad sexual.

Las escrituras dicen: “Y vosotros padres, no provoquéis a ira a vuestros hijos…” Ef. 6:4. ¿Cuáles son algunas maneras en que los padres provocan a ira y rebeldía en los hijos?

 

  1. Disciplina sin amor

 

  • Aplicar una disciplina que no esté de acuerdo a la ofensa o castigar severamente por una ofensa ligera.

  • Hacer promesas y no cumplirlas,

  • Recordar ofensas pasadas que ya se trataron.

  • Señalar lo malo sin reconocer lo bueno.

  • Decir “no” sin una explicación adecuada.

     

  1. No presiones a tu hijo para que sea algo que él no puede ser. Algunos padres viven sus sueños a través de sus hijos. Es decir, si el padre o madre quería ser médico pero no logró insiste en que su hijo lo sea. Tal vez hay varias generaciones de ingenieros en la familia, así que ponen presión sobre el hijo para seguir con lo mismo, pero él no tiene ni el interés, ni la aptitud de ser ingeniero. Sus habilidades y dones naturales son otros. Nunca compares a tu hijo con el hermano mayor u otra persona. Pasa tiempo con tu hijo. El hijo entiende la palabra amor como tiempo. Para un hijo es de gran importancia que sus padres asistan a eventos escolares o deportivos en los cuales él participa. Todos vivimos en un mundo acelerado con demasiado quehacer pero saca tiempo para asistir a los eventos que son importantes para tu hijo.

  2. Usa incentivos para que tu hijo sea un buen estudiante. Los padres sin gasta mucho dinero pueden descubrir maneras interesantes para dar incentivos a su hijo para que sea un buen alumno. A la vez, recuerda que no todos los hijos sobresalen en lo académico, posiblemente sus talentos son en otra área así que no pongas demasiada presión sobre tu hijo para que saque 10 si no es capaz de hacerlo. Lo importante es que haga lo mejor que pueda y le premies por estudiar y hacer toda su tarea ¡La persistencia es de gran valor!. Explota sus cualidades que tal vez otros no conozcan, anímale y háblale palabras de ánimo.

  3. Habla palabras de bendición, no palabras ofensivas. Proverbios enseña que tenemos el poder de la muerte o de la vida en nuestra boca. ¿Qué estás diciendo a tu hijo? ¿Eres un tonto, inútil, no sirves para nada?; “Nunca puedes hacer las cosas bien”; “Eres tan terco como tu padre” o estás diciendo cosas como: “Damos gracias a Dios que tú naciste en nuestra familia”; “Dios tiene un plan maravilloso para tu vida”; “Eres tan inteligente, un día serás un gran hombre/mujer que bendice al mundo”. Evita los gritos e insultos, porque estos solo provocan rebeldía. “La blanda respuesta quita la ira: mas la palabra áspera hace subir el furor”. “Diles a tus hijos qué hacer, mucho más que decirles qué NO hacer. Luego, elógialos por lo que hacen bien en vez de criticarles por lo que no hacen”.

  4. Ora con y por tu hijo. Hay que orar con pasión, persistencia y percepción. Grandes siervos de Dios han dado crédito a las oraciones de su madre por la vida consagrada al Señor que disfrutan ahora. Parte de la oración es declarar bendición sobre los hijos. La tradición nos dice que las madres judías ortodoxas cada mañana, antes de despedir a sus hijos a la escuela, imponían sus manos sobre su cabeza y declaraban bendición. Tú como mama ¡declara la bendición de Dios sobre tus hijos cada mañana!

 

V. El rol del gran hombre junto de toda gran mujer

 

“El corazón de su marido está en ella confiado, Y no carecerá de ganancias. Le da ella bien y no mal Todos los días de su vida. Su marido es conocido en las puertas, Cuando se sienta con los ancianos de la tierra.” Prov. 31:11-12,23

 

El esposo de la mujer virtuosa era privilegiado al tener a su lado a alguien como ella. Alababa con gran entusiasmo sus bondades. No sólo la elogiaba en público por sus esfuerzos, sino que también lo hacía en privado. Con toda naturalidad y sinceridad, le expresaba su gratitud reconociendo los esfuerzos que ella realizaba para satisfacerlo y para el bien de la familia.

 

Sin duda alguna, este hombre habría experimentado las bondades y el goce más supremo de una relación matrimonial plena y satisfactoria que lo hacían sentirse feliz.

 

La seguridad que experimentaba era el resultado de comprobar cada día la entrega y dedicación de su esposa para el bien de su hogar. Sabía que las cualidades de su mujer no se desvanecían con el trascurso de los años, como ocurre con la belleza física y que era don de Dios, ya que ella no lo desplazaba a un lugar periférico sino era capaz de perpetuar su unión defendiendo a toda costa a su familia. Está comprobado que la confianza es esencial para las relaciones significativas. Un nivel básico de confianza es necesario para cualquier relación, pero se requiere de niveles más profundos para relaciones más cercanas.

 

La Confianza es necesaria para que las relaciones crezcan y sean más profundas. La Confianza permite a las personas el compartir necesidades y sueños en niveles crecientes de importancia. Es a través de la confianza que las personas pueden dependen unas de otras y trabajan efectivamente hacia metas compartidas.

 

Beneficios cuando la confianza crece:

 

Las personas son capaces de sentirse seguras, unas con otras.

 

El desperdicio de tiempo y energía usado en máscaras y tácticas evasivas se decrementa. La gente aprende cosas nuevas e interesantes, unas de otras, incluyendo fortalezas y debilidades. El trabajo en equipo crece.(9)

 

El trabajo en equipo hacía su hogar diferente, tenían metas en común y estaban de acuerdo en el trabajo de logros efectivos que incrementaran la unión familiar.

 

Este hombre tenía un puesto importante en su comunidad, era respaldado por su renombre y respetado. Poseía prosperidad y era impulsado por su esposa para que alcanzara metas cada vez mayores.

 

Una familia realizada es el anhelo de muchos y a este hombre se le fue dado mucho pero abrazó las responsabilidades con pasión y compromiso; Dios lo escogió para edificar su hogar junto a su esposa. Él se personalizó en la supervisión, administración y construcción de su hogar. Nunca aceptó la mediocridad. Su visión y sueños por lograr incluían mayormente su vida familiar y éstos glorificaban a Dios. Era un líder competente. Se sentaba en las puertas de la ciudad junto a los jueces. Hombres que por cuya sabiduría, aplomo y vida familiar la comunidad les consideraban para cumplir con ese trabajo de suma importancia y delicadeza. La competencia de un juez no se ganaba por graduarse de la escuela de leyes sino porque con su vida entera daba testimonio de ser idóneo. Además porque su familia se desarrollaba con normalidad. Así la gente confiaba en su liderazgo.

 

Poseía características de un ganador (10)

 

a) El ganador no se paraliza con temor al ver los obstáculos.

b) El ganador aprenda de sus fallas.

c) El ganador sabe fallar sin sentir que es un fracasado. Prov. 24:16.

d) El ganador persiste, sabiendo que lograr sus sueños puede requerir años.

e) El ganador no se limita por su edad ni falta de educación.

 

Además, era un hombre solidario seguro de sí mismo. Que no se sentía amenazado por el despliegue de tanta capacidad de su compañera. Cuando ella tenía que estar fuera de casa para cumplir con otras actividades, él tomaba la responsabilidad de ella y le ayudaba para que todo en el hogar continuara como cuando ella estaba presente.

 

El descubre con agrado que no se pone celoso, que no pierde su virilidad y que no se le caen las manos. Cuando ella abre su boca para enseñar la Palabra con "sabiduría", él abre el corazón, aprende y la aplaude. El puede mostrar su debilidad para que ella pueda mostrar su "fuerza". Sinceramente se podría decir que era un "Hombre Virtuoso".

 

Lo que Dios desea es que esposo y esposa luchen unidos por cumplir satisfactoriamente los propósitos del matrimonio y la familia. Es algo bello cuando ambos cónyuges están dedicados uno a otro y ambos al Señor y luchan unidos por hacer de su matrimonio y su familia, lo que Dios quiere que éstos sean. El amor es el elemento esencial en el hogar. Amor a Dios. Amor mutuo. Y amor a los hijos.

 

VI. Los secretos para desarrollar un clima de armonía, comprensión y reconocimiento en el hogar.

 

“Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada”. Prov. 31:30.

 

Son muchas las mujeres que piensan que el éxito en el hogar será el resultado de tener una profesión, un buen trabajo, una gran cuenta bancaria o aún por ser hermosas. Son muchas más las que caen en la trampa de confiar en las cosas que les infunden valor o seguridad. Sin embargo, la mujer de proverbios 31 a pesar de ser una mujer audaz e inteligente nunca confió en sus fuerzas, ni en las cosas pasajeras para tener un hogar dichoso. Ella sabía que había alguien más grande que cualquier persona en la tierra y que podía ayudarla a cumplir sus sueños más anhelados. Su secreto principal era: “¡La Ayuda Divina!” Salmos 127:1 dice: “Si Jehová no edificare la casa, en vano trabajan los que la edifican”.

 

Podemos aplicar las estrategias más audaces para la vida en el hogar. Sin embargo, este es el punto más importante del cual dependen todos los demás. ¡Dios debe ser el centro del hogar para que éste funcione a su máximo potencial! En una encuesta realizada en diversos países por "Mensajes de Amistad", se ha comprobado que la mayoría de las personas creen que la fe religiosa es una ayuda para el hogar. Pero cuán lamentable es comprobar que el materialismo está desplazando las cosas del espíritu y destruyendo la fe. Dios desea bendecir a quienes lo buscan y le aman. Solamente Él puede cambiar nuestro carácter, darnos fortaleza en las horas difíciles y guardar a nuestros hijos de los grandes peligros que enfrentan. Por ello, haz de las Sagradas Escrituras la guía para tu vida y tu hogar. Ella nos aconseja, nos orienta, ilumina la senda de nuestra vida y nos llena de esperanza.

 

En el manual del fabricante encontramos grandes beneficios y consejos prácticos y seguros que podemos utilizar. Por ejemplo, en 1 de Corintios 13 nos habla del verdadero amor que todos deberíamos aspirar y practicar en la familia: "El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser" y “ahora permanecen la fe, la esperanza y el amor, estos tres; pero el mayor de ellos es el amor”.

 

 

5 secretos adicionales para un hogar feliz (11)

 

 

  1. COMPROMISO CON LOS DEMÁS. A) Los hogares felices, valoran la familia como unidad, por encima de las necesidades y deseos individuales. Aunque cada cual tenga sus metas, debe estar dispuesto a eliminar aquellas que puedan amenazar su existencia como pareja. B) Trátese de comprender los deseos, sueños y sentimientos del otro. C) Ayudarse mutuamente a desarrollar el carácter. D) Considerar la opinión de la mujer como valiosa. E) Permitir que la esposa crezca en autoestima y gratitud. Fomentar un ambiente alegre y hacer del hogar un nido atrayente en cual se respire un clima de amor.

  2. APRECIO. A) Cultivar el amor dando y recibiendo pequeñas expresiones de cariño. B) Ver los puntos positivos y las virtudes de nuestro cónyuge, y no solamente las flaquezas. En lugar de críticas, destáquense las buenas cualidades recíprocamente, estimularán el amor y la superación. C) Evitar las palabras ásperas y ofensivas. Cuando ambos eran novios se hablaban dulcemente. A medida que convivimos, debemos buscar de fusionar nuestra personalidad y mejorar nuestras relaciones. D) El consejo de Dios es:"Casadas, estad sujetas a vuestros maridos, como conviene en el señor. Maridos, amad a vuestras mujeres, y no seáis ásperos con ellas” Colosenses 3:18-19. E) Mantener puros los pensamientos y no permitir que la expresión del rostro comunique enojo, desprecio o deseos de venganza. Hay diversos grados de silencio que pueden ser más destructivos que las palabras.

  3. COMUNICACIÓN. A) La comunicación es fundamental para la comprensión y para alimentar el amor. Las experiencias vividas en el trabajo, las diarias vivencias con los hijos, nuestras alegrías y preocupaciones, nuestras ideas o desilusiones vividas fuera del hogar, pueden ser temas de conversación. B) Cuando alguien del hogar no se comunica, veamos por qué, hablemos y resolvamos la dificultad. Quizás la esposa se sienta acomplejada o frustrada por algo, o piensa que no sabe expresarse con la facilidad con la que lo hace el esposo. C) Tratar siempre de comprender lo que piensa el otro, compenetrándonos en él. No pretendamos atemorizar, dominar, culpar, controlar ni ganarle al otro. No gritarse mutuamente. D) llenar el hogar de risas, amor, entusiasmo y sana alegría.

  4. PASAR TIEMPO JUNTOS. A) buscar tiempo para hacer cosas juntos, asociar a los hijos en las actividades de los padres y compartir los problemas y la felicidad. B) Aunque cada uno es bombardeado por actividades que les absorban, hay que planificar de tal modo nuestro tiempo, que pueda dedicarse a la familia, o ésta terminara dispersa. C) Unirse en la ADVERSIDAD. La familia sólida, se une para hacer frente a los desafíos de una crisis, pues hay un compromiso mutuo. D) Si hay problemas, no busquen culpables sino soluciones. E) La pareja no debe acostarse nunca enojada.

  5. ESTRUCTURA MORAL. A) en el cultivo de las virtudes cristianas hay bendición. La estructura moral incluye: Integridad, honradez, lealtad, responsabilidad, virtud moral y los principios de la utilidad y del amor. Los principios de los 10 mandamientos debieran estar en cada corazón, pues traen bendición. B) El diálogo sobre cosas profundas, une a la pareja maravillosamente. Dios desea bendecir a quienes lo buscan y le aman. Solamente Él puede cambiar nuestro carácter, darnos fortaleza en las horas difíciles y guardar a nuestros hijos de los grandes peligros que enfrentan. C) No descuidar la vida devocional y espiritual. Haz de las Sagradas Escrituras la guía para tu vida y tu hogar. Ella nos aconseja, nos orienta, ilumina la senda de nuestra vida y nos llena de esperanza. A través de sus 2300 profecías, nos revela el pasado, presente y futuro con exactitud matemática.


 

Fuentes:

 

  1. http://www.ugt.es/Mujer/artemisa/artemisaconceptos.html , http://islandia.law.yale.edu/sela/veloss.pdf

  2. Donald C. Stanps et. All. Biblia de Estudio de la Vida Plena. Editorial Vida. Miami, Florida 1993.

  3. Ibid.

  4. http://www.reparador.org/cem/cim_c1_mujer.html

  5. http://csalazar.wordpress.com/2008/09/02/el-ministerio-de-la-mujer-segn-la-biblia/

  6. http://www.reparador.org/cem/cim_c1_mujer.html

  7. Gloria Richards. De Mujer a Mujer. HLM producciones S.A. de C.V. Chihuahua, México.

  8. Gloria Richards. Cómo criar a un hijo adolescente sin volverse ¡loca!. HLM producciones S.A. de C.V. Cd. Juárez; Chih., Mex. 2005.

  9. http://www.vidaytrabajo.org/content/view/97/47/

  10. Víctor Richards. Este hombre si supo. HLM producciones.

  11. http://www.scribd.com/doc/2183945/Matrimonio

 

BIBLIOGRAFÍA

 

  1. http://islandia.law.yale.edu/sela/veloss.pdf

  2. http://www.ugt.es/Mujer/artemisa/artemisaconceptos.html

  3. http://www.reparador.org/cem/cim_c1_mujer.html

  4. http://csalazar.wordpress.com/2008/09/02/el-ministerio-de-la-mujer-segn-labiblia/

  5. Donald C. Stanps et. All. Biblia de Estudio de la Vida Plena. Editorial Vida. Miami, Florida 1993.

  6. Gloria Richards. Curso la Mujer de Excelencia. Estudio bíblico. HLM producciones, S.A. de C.V. Cd Juárez Chihuahua 1999.

  7. Gloria Richards. De Mujer a Mujer. HLM producciones S.A. de C.V. Chihuahua, México.

  8. Gloria Richards. Cómo criar a un hijo adolescente sin volverse ¡loca! HLM producciones S.A. de C.V. Cd. Juárez; Chih., Mex. 2005.

  9. http://www.vidaytrabajo.org/content/view/97/47/

  10. http://www.scribd.com/doc/2183945/Matrimonio

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Last Updated on Saturday, 16 January 2010 10:53
 

Oficinas en California, USA: Instituto InterGlobal - P.O. Box 1526 - 40946 Big Bear Blvd. - Big Bear Lake, CA 92315 EEUU

http://www.institutointerglobal.org