Inicio Consejería Cristiana Manual Práctico para la Vida Bíblica: La Diligencia

Manual Práctico para la Vida Bíblica: La Diligencia PDF Print E-mail
User Rating: / 2
PoorBest 
Temas - Consejería Cristiana
Friday, 20 February 2009 22:06

 

Manual Práctico para la Vida Bíblica 

L a DILIGENCIA

 

 

1. Definición y Etimología

 

 

 

Etimología

Definición

Diligente

Latín: dligens - entis

Griego:

Amar, activo, cuidadoso, anhelante, solícito.

Pereza

Latín: pigritia

Desidia, torpor, negligencia, necio, tonto, estúpido.

 

 

 

 

2. Lo que dice el Manual.

 

 

Diligente

Prv 10:4

La mano negligente empobrece, pero la mano de los diligentes enriquece

Prv 12:24

La mano de los diligentes dominará, pero la negligencia será tributaria.

2aTi2:15

Procura con diligencia presentarte a Dios aprobado, como obrero que no tiene de qué avergonzarse, que usa bien la palabra de verdad

Pereza

Ez 16:49 ss

He aquí que esta fue la maldad de Sodoma: soberbia, saciedad de pan y abundancia de ociosidad tuvieron ella y sus hijas ..... cuando vi, las quité.

Prv 5: 6 ss

Sus caminos no son firmes: no los conoce, ni considera el camino de la vida

2aTes3.10

que si alguno no quiere trabajar, tampoco coma

 

 

 

 

La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen mal, sino por las que se sientan a ver que pasa”.

Einstein

 

 

 

3. Desarrollo

 

Mi despacho contable es taaaann.. pero taaann lujoso. Está en el penthouse del WTC, alfombrado de pared a pared, mis líneas telefónicas están todas enlazadas al internet, y los clientes se pelean por cinco minutos de mi tiempo. La verdad es que las cuentas bancarias las voy a depositar en dólares o en euros, depende... es más, me levanto ahora mismo de mi elegante sillón de piel para ir a.... ¡zás! El golpe que te das en la cabeza al golpear con el techo bajo en el sótano de tu casa, te despierta de tu ensueño. De nuevo has estado imaginando lo que tu negocio debe ser... pero no entiendes porque no es así. Te dejas caer de nuevo en tu silla de rueditas que rechinan y tratas de esbozar esa propuesta de proyecto que enviarás mañana, o pasado, depende....

 

¿Te suena conocido? ¿Te parece que en algunas ocasiones has estado en una situación similar?  ¿Recuerdas ese deseo tan grande que tienes por ahí en el desván de tu memoria? Sí, ese de “hacer esto, o aquello” pero que no lo has hecho porque... no tengo dinero, no tengo tiempo, mejor luego, mañana, cuando me jubile, cuando mis hijos se independicen...

 

Debemos reconocer que en muchas ocasiones, los deseos no logrados, las metas no alcanzadas, los negocios frustrados, las carreras truncas, pudieron haber tenido un elemento que no erradicamos de nuestras vidas fácilmente: pereza, holgazanería, negligencia, descuido, flojera, indolencia, pachorra.... como le quieras llamar.

 

Como todas las facetas del carácter, también esto lo hemos aprendido así. Preferimos esperar a ver si alguien se hace cargo de nuestro problema. Escondemos el miedo que tenemos a ejercer la responsabilidad de tomar desde una decisión  de vida hasta la ropa que nos pondremos este día. Pereza. Solamente pereza. Es fácil decir “yo no soy nada perezoso, estoy girando desde las 5 de la mañana hasta las once de la noche” ¿Cierto? Entonces, ¿Por qué no tengo el resultado esperado? ¿Porqué me cuesta tanto trabajo lograr un contrato, un proyecto? ¿Porqué tengo ese anhelo de “hacer algo” ahí, semiescondido en mi interior?

 

Si nos lazamos con valor a reconocer en que parte de nuestras vidas está reinando la pereza, entonces podremos también aplicar en esa área – precisamente - los mecanismos para remediarla. Lo más directo y eficaz, en contra de la pereza es.... ¡el trabajo! ¡Que fácil! ¿De verdad? Creo que no es tan fácil. Podemos ver porqué. Porque necesitamos primero de las siguientes herramientas para poder tratar con nuestra pereza.

 

 

Jerarquizar

            Determinar qué es lo que queremos y necesitamos. Implica tomar un tiempo de reflexión, para establecer en función de nuestra vida qué es lo principal. Jerarquizar en este contexto es determinar lo importante considerando nuestras lealtades con sabiduría y humildad,

 

 

Interés por la tarea

            Ahora ya tienes definida tu tarea. Bueno. Interésate por ella. ¡INVOLUCRATE! Es tuya, es como tu retoño ahora. De ti depende para ser cuidada, para crecer.... o para morir.

 

 

Visión amplia que presta flexibilidad

            Si ya sabes lo que vas a hacer, ahora continúa reflexionando y define qué necesitas para hacerlo. ¡Sorpresa! No lo tienes todo. Te falta esta o aquella herramienta. O esta o aquella situación. Es más, ¡te falta dinero!. He aquí que echarás mano de una faceta más de tu nuevo carácter: la mansedumbre.

 

Explora todas las posibilidades con calma. Escucha las opiniones de otros. Toma lo positivo, lo verdadero y empieza a armar el rompecabezas. Es muy posible que puedas encontrar una manera diferente de enfocar la tarea. Es más que probable que puedas empezar por lo que ni podrías imaginar si te hubieras lanzado en el impulso de la emoción.

 

Y toda esta  información será complementada con el conocimiento. Sí, estudia, prepárate, lee. ¿Te da flojera? Para que sepas de qué te estás perdiendo, te mencionaré una frase para que reflexiones en ella: “Todo líder es lector y todo lector será líder” (No recuerdo la fuente, pero no es mía)

 

 

Excelencia y calidad con el máximo esfuerzo

            Para ti no habrá “luego” será aquí, ahora. El esfuerzo sobrepasará cualquier obstáculo, y como tú sabes, los obstáculos abundan. Empezando por nosotros mismos. Realmente deberás estar muy alerta para que al surgir esos obstáculos, los puedas identificar y vencer.

 

 

Dedicación, no solo ocupación.

            Cuando te ocupas de la tarea, es muy posible que puedas caer en la rutina. Y la rutina es el primer síntoma de que tu tarea está enfermando.  Por eso, no solo te ocupes, dedícate a ella. Cuando te dedicas a algo, estás siempre orientado a ese algo, y encontrarás asimismo una hermosa fuente de crecimiento: el enseñar a otros lo que vas aprendiendo, descubriendo, aplicando. ¿Enseñar? Dirás. ¡Pero si esto es para MI negocio! ¡Para MI provecho! Mmmm.... has pensado cuánto puedes enseñar a tus hijos, a tus empleados, a tus mismos jefes? Y has pensado ¿cuánto puede redituar en riqueza de relación, de crecimiento tuyo y de otros?

 

 

Disciplina

            La ética de nuestro esfuerzo. Así es esta disciplina. Ese primer paso, el levantarse de la hamaca, el dejar de ver televisión, el dejar esa cómoda posición en tu sillón favorito mientras tomas una deliciosa agua de horchata en la sombrita. Disciplina. Levantarse. Levántate de la cama, extiende tu mano. Haz.

 

 

Organización

            Esta es la cereza del pastel. Podemos oír muchas cosas acerca de ser organizados, o leer muchos libros sobre el tema, pero si no lo aplicamos a nuestro proceso de vida, las cosas no podrán marchar bien. La organización es la rueda redonda del carro. Un proyecto sin organización tiene ruedas cuadradas, deformes, ¿puedes imaginar esto? ¿Qué tan lejos llegaríamos en un auto con ruedas triangulares o cuadradas?

 

 

Los obstáculos:

 

El miedo a equivocarse. ¿Lo has oído? ¿Tienes acaso tú ese temor? “Echando a perder se aprende” decimos a veces, y nos reímos un poco o un mucho avergonzados. Y el resultado es que la siguiente ocasión de intentar algo, como que ya no nos animamos. Pero nos perdemos de la segunda parte: la experiencia. Aprendamos de la experiencia.

 

 

La Tabla de Excusas:

 

ê    Siempre lo hemos hecho así...

ê    No sabía que era urgente

ê    Es no me corresponde

ê    Nadie me dijo que lo hiciera

ê    Ese es su trabajo, no el mío.

ê    Se me olvidó

ê    ¿Era tan importante?

ê    Tengo mucho trabajo

ê    Se lo dí a Pepe

ê    No sabía

ê    No lo he recibido

ê    Para mañana sin falta

ê    Fíjate que...

 

No debemos confundir todo este proceso con sentarse y esperar. Todo esto es dinámico. Tiene una vida propia, puesto que las facetas no son escalones rígidos, es más bien como un río en el cual tú vas a navegar, utilizando las herramientas necesarias en el momento necesario: un momento de reflexión aquí, un impulso mas fuerte para actuar mas adelante, etc.

 

 

4. Lo cotidiano

 

  1. ¡Ya empiezan de nuevo las clases! Es tiempo de ordenar el cuarto de los niños, quienes han estado dedicados con todo esfuerzo a hacer de él un auténtico ejemplo de salvajismo. Al asomarte por la puerta, te mareas al ver ese caos. Cierras la puerta y te olvidas del asunto. Es su cuarto, es su problema.

 

  1. Otra vez el fin de semana con su carga de cotidianidad. La compra de la semana se acerca. Hacer la lista te abruma. Ver que falta en artículos de limpieza, en el refrigerador, en todos lados.

 

  1. Un enorme y amenazador sobre ha llegado a casa. ¡De Hacienda! Por supuesto! Es el tiempo de la declaración anual. Tus ojos buscan desesperados a quién le encomendarás esta tarea...

 

  1. Son las cinco de la mañana y todo está tan oscuro y callado. Inclusive llueve un poco. Pero es la hora de levantarte y acercarte al Manual del Fabricante. Bueno... otro rato más. Solo unos minutos más. Mejor mañana me levanto más temprano que hoy y así repongo los minutos...

 

 

¿Cuál sería la actitud diligente?

 

5. Aplicación Personal.

 

Todos tenemos algún proyecto no logrado, que a final de cuentas se puede catalogar como  fracasado en nuestra vida. Tal vez aprender a tocar el piano, o tejer ganchillo. No importa el qué. Lo importante es el porqué.

 

En ese proyecto no logrado.

 

ê    ¿Puedo identificar alguna tarea que pude haber hecho para lograrlo?

 

ê    ¿Puedo saber porqué no hice esa tarea?

 

ê    ¿Estoy responsabilizando a alguien de ello?

 

 

Todos tenemos amistades no logradas o fracasadas en nuestra vida.

 

ê    ¿Pude haber hecho algo para que esa amistad continuara?

 

ê    ¿Por qué no lo hice?

 

 

Tres cosas que puedo hacer diligentemente para mejorar mi relación con mí:

 

 

Esposa

Hijos

Compañeros y/o Empleados

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Last Updated on Thursday, 12 March 2009 16:55
 

Oficinas en California, USA: Instituto InterGlobal - P.O. Box 1526 - 40946 Big Bear Blvd. - Big Bear Lake, CA 92315 EEUU

http://www.institutointerglobal.org